foto

Los inicios del jazz en Chile: cuando la historia no es lineal

Artículos  I   Por: Álvaro Menanteau  I     

¿Qué era, musicalmente hablando, aquello que se identificaba como jazz? En Estados Unidos durante la década de 1910 coexistían bandas de jazz integradas por blancos o por negros, y sonaban distinto. No era lo mismo, ni sonaban igual, la Creole Jazz Band de King Oliver que la Original Dixieland Jazz Band. ¿Sonarían parecido en Chile la orquesta de Mahler y la de Garrido?.

El inicio de la actividad jazzística en Chile aún no tiene una fecha precisa de gestación. Los estudios historiográficos consignan algunas fechas importantes, las cuales pueden ser consideradas como hitos, pero depende de nuestro criterio el considerar uno de estos hitos como hecho fundacional que da principio a la historia del jazz en el país.

Pero vamos por parte. Todos los libros de historia del jazz escritos desde la cultura anglosajona remiten al origen de este género musical ubicándolo en el sur de Estados Unidos, más específicamente en la zona donde se halla la ciudad de Nueva Orleáns. Decir que el jazz nace en Nueva Orleáns ya es una simplificación de la realidad, puesto que en su génesis participan elementos culturales europeos (pero no cualquier europeo, sino específicamente ingleses, franceses, españoles, alemanes e italianos, entre otros), africanos (pero no cualquier africano, sino específicamente por el aporte de esclavos traídos de África Occidental) y latinoamericanos (mexicanos, cubanos y portorriqueños). Como se aprecia, la síntesis representada por el jazz no es tan fácil de reducir a una combinación entre recursos culturales blancos y negros.

¿Y qué nos dice la historiografía anglosajona respecto del inicio del jazz como práctica musical? El dato más relevante es la grabación del primer disco de jazz, realizada a principios de 1917 por la Original Dixieland Jazz Band. Cabe destacar que dicha agrupación de músicos blancos oriundos de Nueva Orleáns se formó en Chicago (al norte del país) y grabó sus primeros discos en Nueva York. Esas primeras grabaciones eran instrumentales, y si buscamos la primera grabación donde aparece la palabra jazz, nos encontramos que esta fue realizada por un dúo vocal a fines de 1916. Entonces ¿cuál sería la primera grabación de jazz?

Pero aún hay más incertidumbre. La etimología de la palabra “jazz” no está del todo clara, y además el vocablo fue escrito de diversas maneras durante las dos primeras décadas del siglo XX: aparece escrito como jass, jasz, jaz y jazz. La mismísima original Dixieland Jazz Band aparece identificada como Original Dixieland Jass Band antes de adoptar su nombre definitivo. Otro antecedente a considerar es cuando aparece impresa por primera vez la palabra “jazz”. El antecedente más antiguo es consignado en un diario de California (¡bastante lejos de Nueva Orleáns!) en el año 1912. Entonces ¿cuándo nació el jazz de Nueva Orleáns?

Si todas estas preguntas surgen cuando escarbamos en los orígenes de una música en su contexto original, ¿qué queda entonces para cuando nos preguntamos por el inicio de esa música fuera de su contexto? La lógica dice que aquello debiera ser más fácil, puesto que la llegada de un estilo musical a otras tierras constituye en sí mismo un hito histórico que debiera ser fácil de rastrear, como por ejemplo cuándo se estrenó la primera ópera italiana en Brasil, o cuando se compuso el primer rock & roll en Argentina. Pero a veces la lógica no da abasto, pues las influencias musicales asociadas a migraciones son, en definitiva, procesos. Y los procesos no siempre son lineales y unidireccionales.

Según el criterio clásico, se dice que la historia de algo comienza cuando se le asocia a la escritura; antes de la historia se daba la prehistoria, sin que la escritura dejase un registro de los acontecimientos. En el caso de la historia del jazz en Estados Unidos, esta comenzaría cuando aparece consignada la palabra “jazz” en fuentes escritas, es decir, a partir de 1912 en adelante. En Chile no tenemos certeza de cuándo empezó a emplearse ese término en la prensa escrita local para identificar lo que hoy entendemos por música de jazz. El primer escrito académico sobre jazz apareció publicado en la revista Marsyas, en 1927. El músico Pablo Garrido publicó en 1935 una serie de crónicas bajo el nombre “Recuento integral del jazz en Chile”, en donde establece que en 1924 se formó la Royal Orchestra en Valparaíso, la primera orquesta de jazz con dedicación exclusiva a ese repertorio; dicha orquesta era dirigida por el mismo Pablo Garrido. Cabe hacer la precisión respecto de la dedicación exclusiva a la interpretación de música de jazz, puesto que también sabemos que en 1923 la orquesta de baile dirigida por Roberto Mahler en Valdivia también interpretaba números musicales identificados como jazz, pero ésta no era una agrupación que sólo interpretara jazz, como sí lo hacía la orquesta de Garrido en Valparaíso.
Por otra parte, ¿qué era, musicalmente hablando, aquello que se identificaba como jazz? En Estados Unidos durante la década de 1910 coexistían bandas de jazz integradas por blancos o por negros, y sonaban distinto. No era lo mismo, ni sonaban igual, la Creole Jazz Band de King Oliver que la Original Dixieland Jazz Band. ¿Sonarían parecido en Chile la orquesta de Mahler y la de Garrido?
Consideremos además que sonoridades del naciente jazz rápidamente se infiltraron en expresiones de música popular urbana, como ser las canciones del teatro musical. La grabación de 1916 mencionada al principio de este artículo corresponde a una canción popular de carácter cómico más que a una expresión genuina de jazz. Y entonces la palabra jazz puede usarse para identificar a diferentes expresiones musicales; bandas de músicos negros del sur, bandas de músicos blancos del norte, canciones populares con ritmos e instrumentación jazzística, etc.

Y en el caso de Chile, para complicar aún más la situación, tenemos la bitácora del capitán Truman B. Cook, de la marina mercante norteamericana, quien describe su arribo al puerto chileno de Arica en diciembre de 1917. Lacónicamente Cook anota: “La ciudad está muy orgullosa de su jazz band y sus brillantes uniformes. La banda toca todas las tardes y los días domingo en la mañana y en la tarde”. ¿Una ‘jazz band’ activa en Arica, en 1917? Pero, ¿cómo identificó el capitán Cook a aquella agrupación como una banda de jazz y no otra cosa? ¿se la presentaron como tal los habitantes de Arica, o bien él lo dedujo por la música que interpretaban? ¿aquella banda sólo interpretaba repertorio jazzístico, o era una orquesta de baile que cultivaba diversos estilos musicales, como la orquesta de Mahler en Valdivia?

Si después de leer estas líneas el lector está más confundido que al principio, entonces me doy por satisfecho. A veces resulta un buen ejercicio el cuestionarnos la historia como la hemos aprendido.
Podemos concluir (provisoriamente) afirmando que la incorporación del jazz a la vida musical de Chile se da como un proceso, en base a líneas diversas que luego van confluyendo en la decantación de una escena local, y posteriormente pueden generar un movimiento más masivo. La naturaleza de este proceso dificulta que podamos indicar un hito específico como el hecho fundacional que da origen al inicio del jazz en Chile. Por último, ¿qué importancia tiene el no disponer de aquella fecha exacta asociada a un acontecimiento fundacional?